766 vistas

Cuando McRae jugó con el peligro para ganar su primer Acrópolis con Ford

  • Davis Evans recuerda la vez que McRae decidió que hacer dos saltos de una sola vez era buena idea…

Sábado por la mañana, Rally Acropolis, 2000. Colin McRae tiene un plan. Hay un salto doble cerca del final de la etapa llamada Mendenitsa justo al sur de la ciudad de Lamia. Antes de los saltos hay una parte muy, muy veloz. Coco, como le apodaban, está concentradísimo pensando en la mejor manera de abordarlos…

El resultado de ese proceso de decisión es uno del que su navegante Nicky Grist no está muy de acuerdo.

El veredicto de McRae es “Creo que los podemos saltar de una sola vez”.

Hacer los dos saltos de una sola vez significaba mantener el Ford Focus RS WRC ’00 absolutamente a fondo y orar que el vuelo sea lo suficientemente largo, pero si les resultaba, McRae le iba a sacar varios segundos de ventaja al resto de los mejores pilotos en competencia.

Seguro nadie más había pensado en hacer esto. Y si lo habían pensado, seguro se habían decantado por una fórmula más segura, esto es, frenar, bajar un par de cambios y pasar por los saltos uno a la vez, para así llegar con el auto en una sola pieza al final de la etapa.

Colin siempre tuvo la habilidad de leer el camino de una forma distinta al resto. Pero, aun así, él tampoco estaba totalmente convencido que fuera posible lograrlo. Así que para estar más seguro, le preguntó a su papa, Jimmy.

“Si me acuerdo de esa vez” sonríe Jimmy cuando le pregunto sobre ese momento en la etapa de Mendenitsa.

“Tomé el auto de recce de Colin, un Escort Cosworth – uno casi estándar, con jaula antivuelco solamente- Junto con Campbell (Roy, copiloto de Jimmy en el auto  de reconocimientos llamado gravel crew en esos años) fuimos un día tarde a esa parte del tramo, sólo para echarle una ojeada. Una vez estuvimos seguros que nadie vendría por el camino en sentido contrario retrocedimos a la recta y nos acercamos a los saltos a toda velocidad”.

“Casi lo logramos… aterrizamos justo en el segundo salto. Por supuesto, Malcolm (Wilson, director de M-Sport) no estaba muy feliz cuando trajimos de vuelta el Escort, ya que lo habíamos dañado en la parte frontal”.

¿Qué le dijo a Colin?

“Le dije que iba a resultar,” dice Jimmy. “Recuerden, él iba a venir por el tramo bastante más rápido que nosotros ¡y a nosotros casi nos resultó!”

Mientras iban en la etapa, Nicky le preguntó a Colin si lo iba a intentar.

“Me dijo: “No estoy seguro, veré si me animo una vez lleguemos ahí”” Recuerda Grist. “Yo sabía que era nuestra despedida del rally si no nos resultaba”.

“Salimos de una curva y le canté la recta y los saltos. Justo cuando esperaba sentir que Colin frenaba para los saltos, el mantuvo el acelerador a fondo y pensé ‘Jesús, ¡lo va a intentar!’

“La cresta lanzó la parte trasera del auto en el aire. Lo logramos y aterrizamos del otro lado de los dos saltos, pero sentí que había sido demasiado al límite. Le dije que era mejor no volver a intentarlo en la pasada de la tarde.

“La respuesta fue una típica Colin. ‘No, no, no, la tome un poco por la izquierda, así que a la tarde la pasaremos más por la derecha.

Lo hicieron… y ganaron.

Colin, nuestro héroe.

Traducido de un artículo original de DirtFish.com

Mantente conectado